Pasadas ya unas semanas desde la celebración de la esperada Asamblea 2017, y vueltas ya las aguas a su cauce (al menos de momento) voy a haceros un relato de la misma desde un punto de vista analítico y desapasionado. Por mi parte, acudí a la cita con una gran cantidad de temas que aclarar, y con el derecho que me asiste como colegiado a que me respondan a todas las cuestiones que eventualmente pueda plantear.

Me había tomado la molestia de leerme la Memoria de actividades 2016, cuyo pdf estaba colgado en la página del Icog desde 15 días antes de la Asamblea, y visto el nivel del documento (sin querer ofender a la/los autores), sabía que tenía argumentos más que de sobra para rebatir la mayor parte de su contenido. Y lo sigo creyendo, a pesar de que, como ya sabréis, los puntos del orden del día se aprobaron sin excepción.

Es muy decepcionante ver como muchos geólogos, profesionales científicos y técnicos, carecen por completo de pensamiento crítico y votan ciegamente en contra de la razón y los datos objetivos. Aunque yo pueda serles antipático, 2+2 no dejan de sumar 4, y si seguimos por este camino, el Colegio está perdido.

Bueno, vamos con el tema, según el clásico esquema de planteamiento, nudo y desenlace.

 

Planteamiento:

  1. Para empezar, nos habían cambiado el documento que habían colgado en la web. La Memoria de actividades que nos dieron, y que es necesario aprobar según el orden del día, no era la misma. No coincidían las páginas y, claro, como era un documento plagado de errores y había muchas correcciones que hacer, fue un poco lioso el hacerse entender. Visto el interés de la mesa, creo que van a quedarse sin corregir muchos de los defectos detectados en el documento, pero este es el nivel y el rigor con el que se dirige ahora el Colegio.No es que sean errores graves de contenido, pero yo creo que al menos se debería mantener una mínima coherencia entre los datos recogidos en distintas partes del documento y las sumas deberían estar bien hechas. Que menos.
  2. Se pidió a la mesa que las votaciones fuesen secretas. Amparado en el artículo 44 de nuestros estatutos, solicité las votaciones secretas, ya que me asistía ese derecho. Este simple ejercicio de democracia supuso un grave altercado en la Asamblea, en el transcurso del cual fui tachado de no sé cuántas cosas (ninguna buena). Finalmente, y después de no menos de 30 minutos de discusiones, fue aceptada la moción y se habilitaron las votaciones secretas.
  3. A priori, los votos delegados estaban muy ajustados entre los dos bandos. O eso parecía en el recuento que se hizo el día anterior: 247 votos para cada grupo. Esta ilusionante igualdad, quedó finalmente en espejismo debido a diferentes factores:
  • Se anularon algunos votos delegados, sobre todo del bando opositor (estoy esperando a que se publiquen los motivos).
  • La concurrencia fue mayor de lo habitual.
  • La falta de ética de algunos no tiene límites y cambiaron sorpresivamente de bando como en el famoso “Tamayazo”.
  • Muchos asistentes venían con su opinión ya formada y nada de lo que se discutiera en la reunión les iba a hacer cambiarla.
  • Si en algo parece ser hábil nuestro presidente es en tejer redes clientelares, sobre todo con algunas delegaciones territoriales (¡igual que en la política nacional!)

Pero a pesar de todo, en la votación de los presupuestos la diferencia estuvo en sólo 5 votos.

Nudo

En la Asamblea hemos confirmado que muchas de las cosas que sospechábamos sobre la gestión de la actual Junta, son ciertas.

Sobre los famosos concursos abiertos y transparentes, les hemos hecho reconocer que en realidad se limitan a la acción de juntar tres presupuestos de entre los amiguetes de la Junta y adjudicárselo al que les viene mejor. Ejemplos de ello son:

  • La auditoría. Adjudicada a Barreira y Asociados, que llevan desde tiempo inmemorial siendo la asesoría laboral y fiscal del Colegio. Antes ya era la asesoría de una de las empresas que el presidente Regueiro “no tiene”. Además, mala elección si lo que se quería era una auditoría “externa e independiente”, como figuraba en el programa electoral del presidente y de algún vocal. Resumen: 5.500 € tirados a la basura por salvar la cara del programa electoral (los resultados que nos ha dado consisten en que la contabilidad debe llevarse en la sede central y no en cada delegación, cosa que ya sabíamos y que además de no tener absolutamente ninguna trascendencia, no se va a implantar porque las delegaciones no quieren consentirlo).
  • La asesoría jurídica por lo visto se le ha adjudicado al que ha sido abogado del Colegio durante los últimos años, Pablo Linde. No sabemos el alcance de este contrato, pero lo que sí sabemos es que el coste por hora del abogado no baja de unos 150 €. Es un buen abogado, pero el Colegio necesita, además, alguien que le controle y le encargue los asuntos. Para rematar la jugada, durante 2016 ha habido 19 consultas jurídicas al Colegio (en la Memoria pone 20, pero es que están mal sumadas) que no se sabe quién las ha contestado, pues hasta 2017 no había asesor. Bueno, en realidad si se sabe: una becaria, nuevamente enchufada por Regueiro, ha sido la autora (esperemos que lo haya hecho bien).

 

Los acuerdos de la anterior Asamblea no han sido cumplidos por la actual Junta (bueno, algunos sí). Ejemplos:

  • La delegación de Aragón tendría que haber pagado 15.000 € de su deuda con la sede central, por mandato expreso de la anterior Asamblea (ver acta aquí) pero se le ha condonado el pago (veis lo de las redes clientelares…)
  • Se debería haber nombrado Presidente Honorífico al anterior presidente en la primera reunión de la Junta de Gobierno (ver acta aquí) y no fue hasta nueve meses después cuando se hizo.

 

El resto de la Asamblea fue normal, mucho bombo y platillo a las gestiones realizadas por todos y cero autocrítica en cuanto a los indicadores negativos como:

  • Colegiación: somos 2.441 geólogos, tras las 224 bajas habidas en 2016 (más que nunca en la historia)
  • Títulos profesionales otorgados: 8 (menos que nunca). El año pasado fueron 16, el anterior, 28, el anterior, 57, etc…
  • Impactos en los medios de comunicación: bajada de 2.345 en 2015 a 1.828 en 2016 (prácticamente un 25%), a pesar de que el coste de la agencia de publicidad ha sido el mismo.

 

Por cierto, que otro tema peculiar de la Asamblea fue el nombrar un segundo presidente honorífico del Icog. Por mucho que he buscado, no he sido capaz de encontrar otro ejemplo de entidad que tenga varios presidentes de honor simultáneos. Supongo que sí que habrá otros casos y que será algo legal, pero a mí me produce cierto bochorno, sobre todo sabiendo que la única razón de esta decisión es el sectarismo que rezuma nuestro presidente, que quiere despojar del brillo que le corresponde al primer presidente honorífico y, al no tener valor de retirarle la distinción, opta por esta vergonzante argucia.

Desenlace

Se han aprobado un presupuesto para 2017 falso, confeccionado solamente para cubrir el expediente. Es tan burdo y falso que es la primera vez en la historia que no lo presentó el tesorero y tuvo que ser el propio Regueiro el que lo defendiese. Bueno, defenderlo no pudo, ya que no aportó ni una sola cifra o dato como referencia. Únicamente puso la cara, que como ya sabemos que la tiene de cemento, no se le iba a romper (apuntito estuvo: sólo 5 votos faltaron).

Se ha propuesto modificar el sistema de Seguro de Responsabilidad Civil que hasta ahora tenía el ICOG para conducirnos a otro en el cual cada geólogo que quiera visar va a tener que suscribir su propia póliza. Es más, cualquier geólogo que haya visado en los últimos 10 años, va a tener que contratarse su propia póliza para poder seguir cubierto ante cualquier eventualidad. Estamos hablando de costes en torno a los 400 €/año por geólogo, vise mucho, vise poco, o no vise nada.

Toda esta movida se debe a la vergonzosa y negligente actuación de nuestro presidente ante la compañía de seguros, con la que no se reunió hasta que ya era tarde para negociar nada. Para salvar la cara ante los visadores, ha tenido que asumir el coste del incremento de precio del seguro durante 2017 (de 23 a 46 €/visado) sin repercutírselo. O sea, durante 2017 todos los colegiados le estamos pagando el seguro a los visadores (ojito que yo soy visador). Y, como para 2018 se espera otra subida gorda, y ésta ya no la va a poder asumir, pues decide quitarse el problema de encima trasladándonoslo.

 

Finalmente, una pequeña reflexión al respecto de esta web y de las disputas de las que se me está acusando y denunciando por parte de la Junta (penal o deontológicamente). Yo voy a seguir con ella, porque creo que es útil y tanto mis entradas como las que me envíen el resto de colaboradores van a seguir viendo la luz pase lo que pase.

No es justo tratar de igual forma al que comete fechorías que al que las denuncia, por ello los correos y comentarios que vayan en esa línea no van a ser publicados. Aquí se trata de discutir los argumentos, no las simpatías o antipatías. Sigo sosteniendo que todo lo que hemos publicado aquí es cierto y nadie ha venido a demostrar con datos o argumentos lo contrario. Hemos recibido denuncias, presiones y descalificaciones de todo tipo, pero ni una sola prueba que contradiga la información aquí recogida.