Si en la última entrada os informábamos de la apertura de juicio oral a Regueiro por un tema penal que seguramente le va a costar al menos su inhabilitación, sino algo más, ahora os vamos a informar de otro evento judicial también muy perjudicial para la imagen del Colegio.

 

El pasado viernes 26 de julio de 2019 se ha hecho pública la sentencia (nº 518 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid) sobre el recurso contencioso-administrativo interpuesto por Carlos Duch contra su sanción deontológica, y el fallo, como no podía ser de otra manera, es condenatorio para el ICOG. Admite el recurso del represaliado y el Colegio tiene incluso que pagar las costas judiciales.

 

Dice la sentencia sobre el fondo del asunto:

 

“Se trata de una crítica evidente a la actuación del presidente en su función de gobierno. Pero no se aprecia atentado al honor del presidente, con desprestigio de la institución que representa, en nada se desprestigia al Colegio , sino que se hace una crítica muy directa a una gestión concreta y en particular al presidente del máximo órgano de gobierno”

“el tema fundamental es el que no se pueden considerar los hechos que se describen como atentado al honor y dignidad del presidente, sino que han de enmarcarse en el ámbito en que se producen y en las concretas circunstancias del Colegio y las relaciones entre diversos sectores en el mismo,…”

“FALLAMOS Que estimando el recurso contencioso-administrativo interpuesto por el Procurador Sr.XXXXXXXXXXX en representación de DON CARLOS DUCH MARTÍNEZ, contra Resolución de 26 de junio de 2018 del ILUSTRE COLEGIO OFICIAL DE GEÓLOGOS que desestima recurso de reposición contra Resolución de 9 de abril de 2018, debemos anular y anulamos las mismas con todas las consecuencias inherentes a tal declaración, quedando sin efecto lo acordado, y la sanción impuesta. Se imponen a la demandada las costas, con el límite de 1500 euros.”

 

Por tanto, queda demostrado que la Junta se ha inventado un supuesto ataque al honor del presidente y a la imagen del Colegio por parte de un colegiado, pero lo peor es que los miembros el Comité deontológico, encabezados por su presidente, han exhibido una obediencia ciega a la Junta y una ausencia completa de la independencia y juicio crítico que debe tener este órgano para poder cumplir su función. Si les quedara alguna dignidad, deberían dimitir todos inmediatamente.

 

Por otra parte, Regueiro, Nieves Sánchez y toda la Junta, al igual que el presidente del Comité Deontológico y todos sus vocales, han quedado retratados intentado represaliar a un colegiado por el mero hecho de participar en un foro opositor.

Pues bien, la justicia les ha puesto en su sitio. Todos ellos van a pagar en descrédito y pérdida de imagen, pero todo el colectivo de geólogos vais a pagar en euros los desatinos de estos auténticos inútiles malintencionados. Porque no ha sido barato el tema: 3.000 € para abogados más los 1.500 € de esta sentencia condenatoria. También habría que sumar costes de las reuniones del Comité Deontológico, viajes desde Cataluña de su presidente, etc. Total, otros 5.000 € despilfarrados.

 

Y lo peor está por llegar:

  • Las últimas elecciones,  recurridas judicialmente con el riesgo de que se anulen todos los acuerdos tomados por la Junta desde el mes de abril.
  • Regueiro, sentado en el banquillo.
  • Nieves Sánchez, denunciada ante la Agencia de Protección de Datos por la persecución a otro colegiado (de esto os informaremos próximamente).

Se aproxima un otoño caliente para una Junta de Gobierno cada vez más mermada por la huida de varios de sus más ilustres miembros que llevan ya meses sin aparecer por sus reuniones. ¿Lo estarán viendo venir? Porque nos están llegando rumores sobre ciertas decisiones que se están tomando en las últimas juntas que, de ser ciertas, acarrearán querellas para todos los que hayan participado en las mismas.

 

ICOG, quien te ha visto y quién te ve…